LOS_CHIFLADITOS_1995

Ya él no tomará su acostumbrada tacita de café. Quizás lo hagan quienes asistan a darle su último adiós, mientras lo recuerden impartiendo clases, persiguiendo a los caquitos, hablando incoherencias con Chaparrón Bonaparte, o enfrentándose al Chapulín Colorado en su papel del matonsísimo Kid. Cada quien lo rememorará a su manera o en su mejor interpretación, dada la reconocida versatilidad del artista que encarnó a sus diversos y entrañables personajes.

Como acérrimo seguidor del “programa número uno de la televisión humorística” debo reconocer que, junto a Ron Damón, fue de mis favoritos, con un talento innato para la actuación, capaz de despertar respeto, miedo, compasión y hasta ternura. En un capítulo podía fungir como el inteligente y ceremonioso maestro Longaniza –eh perdón, Profesor Jirafales-, con su infaltable manifestación de enojo (ta ta ta taa) y al siguiente estar empuñando el arma, como el perspicaz Sargento Refugio, para finalizar en los zapatos y tirantes del trastornado Lucas Tañeda.

Pero de todos sus “sombreros”, el que mejor le quedó a Rubén Aguirre y por el que siempre será recordado fue el del “Maistro, el cual interpretó durante casi tres décadas junto al mejor de los elencos humorísticos, comandado por su amigo y mentor Roberto Gómez Bolaños (qdDg), para quien siempre tuvo palabras de admiración y lealtad, a pesar de las rencillas de algunos de sus protagonistas por derechos de imagen y otros artilugios legales sin nada de gracia.

En el 2002, durante una visita a Costa Rica, con motivo del espectáculo circense con el que se dedicaba a recorrer el mundo, como muestra de agradecimiento por el cariño del público, dijo que “es muy bonito ser conocido en casi 90 paí­ses”. Además, admitió, en un acto de humildad y profesionalismo que, de haber sabido la trascendencia que adquiriría el programa, hubiera puesto más de su parte frente a las cámaras.

Mexicano de nacimiento, pero con vínculos afectivos universales, “El Profe” fue parte de los que marcó una época dorada del humor para varias generaciones que crecimos viéndolo cortejar a su eterna enamorada, Doña Florinda, enfundado en su impecable traje entero, con el puro en la boca y sosteniendo el ramo de rosas rojas.

Como programa nostálgico por excelencia en todo el orbe, yo soy uno que, a mucho orgullo, sigo viendo El Chavo, por lo cual, cada vez que algún ilustre habitante de la vecindad se muda a la morada celestial, es como si se perdiera a un ser querido que nos deja un enorme vacío entre los amantes del noble arte de hacer reír. Aflora un inevitable sentimiento de tristeza y orfandad sobre todo al recordar que pocas horas antes lo había visto entrenando a Chaparrón para convertirlo en una gran promesa del futbol que al final logró vender en 32.5 pesos.

Hace dos años fue la muerte de Chespirito la que me llevó a escribir un artículo para despedirlo y agradecerle por su valioso legado y hoy hago lo propio con Rubén Aguirre, un caballero del humor, que se marcha no con un adiós sino con un “hasta el próximo episodio” que afortunadamente nos queda a tan solo un click de distancia en Youtube.

Ellos, mientras tanto, en el cielo, podrán continuar con las clases de guitarra, escribiendo artículos para La Chicharra, o sacándose las chiripiorcas… ¡Tranquilos chifladitos que allá nadie dirá que están locos, pero sí que son unos verdaderos genios! En la Tierra, ya lo pudimos comprobar.

Otros posts que podrían interesarte



Suscríbase para tener actualizaciones

Únase a nuestra lista para recibir notificaciones sobre mis opiniones y otras lecturas de interés.

¡Excelente! Te has suscrito correctamente.